Biomagnetismo Holístico

biomagnetismo_gr

 

La aplicación de los imanes, consiste en la colocación de pares magnéticos donde el organismo lo necesite, con la polaridad que requiera (ambos obtenidos por testeo), con el fin de llevar al organismo a su NIVEL ENERGÉTICO NORMAL.

chakras

Los tratamientos energéticos tienen como finalidad mejorar la respuesta del organismo para que este genere la auto sanación.

Recordemos cuando a Hipócrates le pidieron un remedio para un padecimiento, el respondió que habría que despertar al médico interno a través de Hígia (higiene) y Panacea (alimentación), por lo que tenía sus estatuas afuera de su consultorio y ahora ambas representan al origen de la medicina.

higia-copia-romana

Estatua de Hígia

Terapia del par Biomagnético

El biomagnetismo es una técnica que utiliza la aplicación de imanes (no electrificados ni conectados a máquinas electrónicas) en diferentes partes del cuerpo con el fin de equilibrar el pH del organismo y como consecuencia mejora el terreno biológico que permite entre otros beneficios eliminar virus hongos, bacterias y parásitos, causantes de muchas enfermedades. Así mismo detecta y corrige disfunciones glandulares y otros factores perjudiciales para la salud. Es un método no invasivo ni doloroso. Al aplicar los imanes por pares energéticos se crea un campo magnético que logra restaurar el equilibrio acido- básico del organismo, generando un medio donde los patógenos no pueden vivir. Por tanto, se puede conseguir anular y revertir las condiciones que propiciaban las causas de la enfermedad.
Los síntomas y signos de esta tenderán a desaparecer paulatinamente y de manera natural.

biomagnetic-pair-therapy-27mmImán aplicado en la mano.

El tratamiento

La aplicación del biomagnetismo durante una sesión terapéutica consiste en la colocación de pares de imanes de mediana intensidad y de polaridades opuestas en puntos concretos del cuerpo del consultante, que han sido testados previamente por el terapeuta e identificados como causantes de desequilibrios energéticos. Esto facilitara la migración de iones H-positivos y de radicales libres de una zona a otra, modificando y nivelando así el pH distorsionado de las zonas del cuerpo afectadas.

El número de sesiones necesarias para lograr la curación dependerá de cada paciente y de cada caso concreto. No hay dos enfermos que reaccionen de manera idéntica ante una misma enfermedad. Cada uno tiene una constitución, edad, metabolismo, estilo de vida, estado nutricional, estado anímico, carga toxica, sistema inmune deprimido. Además el tiempo de evolución de la enfermedad, su cronicidad, el daño ya producido y los remedios aplicados previamente también varían. No obstante, es frecuente que ya desde la primera o segunda sesión, el paciente empiece a notar cambios positivos en su salud.

El biomagnetísmo es una terapia natural basada en la energía magnética, no requiere punzar, ni cortar, ni manipular, ni ingerir químicos. No puede destruir tejidos, ni propiciar contagios, ni dejar residuos químico-toxicos, ni producir efectos secundarios indeseables. Es por ello una técnica no invasiva y además, compatible con otros tratamientos médicos convencionales o complementarios.

No son convenientes los tratamientos magnéticos en consultantes que han estado sometidos a quimioterapia, en pacientes que llevan un marcapasos (para no descargar la pila) y en mujeres que puedan estar embarazadas.

Un paciente que decide someterse a esta terapia no debe dejar de acudir a su médico convencional, que será el que controle su evolución y ajuste en todo momento la intensidad del tratamiento que le aplica.

Cómo se desarrolla una sesión

La sesión de biomagnetismo se desarrolla con el paciente vestido, tumbado en una camilla de cúbito supino   (boca arriba). Es aconsejable traer unos zapatos cerrados evitando chanclas, sandalias, etc.

Por medio de un test muscular, se rastrean los puntos que esta terapia contempla, para así poder detectar donde está situado el desequilibrio del PH.

Conforme aparece la señal de alteración, se van aplicando los imanes por pares.

La duración de una sesión es de aproximadamente una hora.

El biomagnetismo actúa como terapia preventiva ya que puede detectar una patología, incluso antes de que empiece a manifestarse.

Además, no es un sistema que busque sólo el alivio de los síntomas, sino que puede determinar el origen de una enfermedad y restablecer la salud física y mental en un gran número de dolencias. Si se actúa antes de que se haya causado un daño celular irreversible y antes de que el sistema inmune o la capacidad reparadora del propio organismo hayan sido anulados (ya sea por el efecto de la enfermedad, de fármacos agresivos de cirugías) el biomagnetismo puede tener efectos curativos en un gran número de patologías.